La tarde de ayer, la regata oceánica de 241 millas del Rolex Giraglia 2019 arrancó oficialmente en la bahía de St. Tropez, Francia con destino al puerto de Montecarlo en Mónaco.

Race Start

La Rolex Giraglia destaca entre las regatas oceánicas por las condiciones climatológicas que intensifican la dificultad para navegar, por lo que las tripulaciones deben mostrar agilidad y resistencia.

Este año, la flota internacional registrada incluye a más de 270 barcos que buscarán ser premiados el 15 de junio en el Yatch Club de Monaco en Port Hercule inaugurado en 2014.

Por otro lado, este 2019 la participación del Ketch Marie de 54,9 metros romperá el récord como el barco más grande de la regata.

Actualmente la Rolex Giraglia es un evento deportivo y familiar, sin embargo, su origen se remonta a 1953 cuando el objetivo era estrechar lazos entre Italia y Francia tras la Segunda Guerra Mundial.

En 1998, Rolex patrocinó por primera vez la competencia, inspirado por la pasión, la excelencia, la presión y el espíritu de equipo del evento, consolidando su relación con los deportes acuáticos.

“La asociación resulta clave para el éxito de nuestro deporte, y es algo que nuestro club está realmente orgulloso de mantener. Trabajamos codo con codo con todos nuestros clubes colaboradores y con Rolex para desarrollar la Giraglia año tras año. Todos los involucrados compartimos los mismos valores: camaradería, competición igualada, dedicación, compromiso, espíritu amateur y enfoque profesional.”, asegura el Yatch Club de Italia.