Sentido de innovacion

 

A finales de los años 60, Girard-Perregaux era una de las pocas manufacturas que disponia de un equipo de I+D interno. Este departamento de investigacion permitio a la Marca desarrollar varios movimientos revolucionarios. En 1966 presento el primer movimiento de alta frecuencia con un volante capaz de alcanzar las 36.000 alternancias/ hora: el Gyromatic HF. Este descubrimiento modifico fundamentalmente el mundo de la cronometria. Como era de esperar, los relojes que incorporaban este movimiento tenian unas excelentes prestaciones de funcionamiento. Girard-Perregaux obtuvo certificados de observatorios para relojes de serie en competiciones que únicamente superaban relojes especialmente preparados para esa prueba. Ese mismo año, el Control de Estado del canton de Neuchâtel recompenso la labor y los desarrolloss de Girard-Perregaux otorgando a la Marca el Premio del centenario del Observatorio.

Las innovaciones continuaron: en 1970, en la feria relojera de Basilea, tuvieron lugar las primeras presentaciones comerciales de relojes de cuarzo suizos, entre ellos el modelo Girard-Perregaux Elcron. En 1971, Girard-Perregaux develo el primer reloj del mundo dotado de un movimiento en el que el cuarzo vibraba a 32.768 hercios, frecuencia adoptada en la actualidad como valor de referencia universal con todos los fabricantes. En 1975, para celebrar sus descubrimientos tecnologicos, la Marca creo un modelo deportivo con un bisel octogonal pulido y una pulsera integrada satinada que recibio el nombre de Laureato.