El sello de este recinto durante más de 175 años. Un reloj de 5 minutos que muestra el tiempo de manera digital y que ha sobrevivido a los embates del tiempo y la historia alemana. El reloj que viste la Dresden Sempre Opera House, es ahora la inspiración para el nuevo Lange 1 en oro blanco, concebido por la Manufactura A. Lange & Söhne como sus antecesores, presumiendo display de fecha agrandado y fuera de centro.

Cuando el Royal Court Theatre se inauguró en 1841, este reloj fue considerado una sensación y, para su inventor, Johann Christian Friedrich Gutkaes, resultó en una cita con el relojero de la corte. Junto a su empleado, Ferdinand Adolph Lange, Gutkaes completó este reloj de torre con dos ruedas de contadores giratorias, instaladas a 20 metros sobre el escenario. Después de 28 años, el reloj fue destruido en un bombazo, para en 1878 ser reconstruido por un antiguo empleado de Gutkaes, Ludwig Teubner. Más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, el recinto fue destruido nuevamente y reinaugurado hasta 1985 con el reloj colocado en su posición original de 1841.