Aunque Parmigiani Fleurier haya decidido reinventar esta icónica pieza, el punto de partida para el nuevo Tonda 1950 Poppy es el mismo que su antecesor con disco de turquesa inspirado en la belleza de Capri: crear una pieza horológica resaltada por una estructura mineral, la armoniosa combinación de colores y la elegancia de las piedras preciosas.

Para el Tonda 1950 Poppy, Parmigiani Fleurier eligió a la Aventurina como la gema estelar de esta pieza. Ideal por una carga simbólica que refleja el espíritu de libertad y conocimiento de la Manufactura y una tonalidad roja perfecta para la realeza.

En esta reinterpretación, la aventurina del Tonda 1950 Poppy se adorna por una sombra de rojo, presente también en el cabuchón o corona de rubí, que se fusiona con el oro rosa de su caja y brazalete. Además, un engaste de diamantes enmarca su bisel y cuernos, irradian un brillo único en el Tonda 1950 Poppy.