Para crear su nuevo modelo Carrera Calibre 18, la firma suiza TAG Heuer se ha inspirado en un auténtico icono, nos referimos a el primer cronógrafo especialmente concebido para los pilotos de carreras que realizó Jack Heuer en los años 60.

Y es que el mundo de la Alta Relojería, ha destacado que este guardián del tiempo lo tiene todo, por ejemplo el efecto Panda original, con dos contadores antracita destacándose en una esfera plateada, un resistente chapado de una funcionalidad a toda prueba, e incluso el logo Heuer de la época. Además, también se encuentra coronado por un cristal de zafiro esférico inspirado en el modelo original.

Por otro lado, este cronógrafo automático de acentos Vintage, está igualmente equipado con una escala telemétrica en el realce. En otro tiempo, esta función permitía a los militares medir la distancia que les separaba de un fuego de artillería basándose en la velocidad del sonido. Finalmente, este hermoso modelo se complementa de las siguientes funciones y características: Movimiento Mecánico de cuerda automática, resistente a las ralladuras, hermético hasta 100 metros, opalina plateada, contadores antracita azulados, minutos a las 9h, pequeño segundero a las 3h y agujas luminiscentes.