Los Premios Rolex a la Iniciativa, que este año celebran su 40º aniversario, son un programa filantrópico internacional que pone su atención en proyectos innovadores, a manos de individuos con la misión clara de tomar retos que beneficien a la humanidad. Los 10 Laureados y Laureados Jóvenes que se han hecho merecedores del Premio Rolex a la Iniciativa, se reunieron con miembros de las comunidades científica, ecológica y empresarial, en una ceremonia de premiación pública en el Dolby Theatre de Los Ángeles, recinto conocido por ser sede de los Academy Awards año con año.

A lo largo de los 40 años de historia, que comenzaron en 1976 para celebrar el medio siglo del cronómetro Oyster de Rolex, este programa ha premiado a 130 Laureados, que hoy se unen a seis hombres y mujeres seleccionados de entre más de 2322 candidatos de más de 144 nacionalidades. La decisión final fue tomada por el panel de 12 expertos, que tras reunirse con los finalistas decidieron otorgar el premio de 100 mil francos suizos y 50 mil para los Laureados Jóvenes para desarrollar cada uno de los proyectos, además de un cronómetro Rolex para inmortalizar el momento.

Científicos, diseñadores y especialistas médicos, se encuentran entre los 10 recipientes del Premio Rolex de este 2016. Comenzando con los 5 Laureados Rolex homenajeados en Los Ángeles, está el oftalmólogo de 36 años, oriundo de Reino Unido, Andrew Bastawrous, quien ha diseñado un sistema de examen ocular portátil. Manejado a través de un smartphone, este sistema está cambiando los cuidados de índole oftalmológica en regiones como la del África Subsahariana. Después de los exitosos resultados que ha dado este sistema, Andrew y su equipo crearán un centro de aprendizaje y formación en Peek, Kitale, Kenia.

Con 32 años de edad y proveniente de Perú, Kerstin Forsberg ha dedicado su vida como bióloga a proteger a la mantarraya gigante, ayudando a los pescadores de la zona a instaurar una pesca sustentable y distintas estrategias de ecoturismo. Con lo anterior y con la valiosa ayuda de ecoturistas y locales, Kerstin recolecta importantes datos acerca de la distribución y la densidad de población de esta especie de mantarraya. Parte importante de su proyecto destaca el uso de la creatividad, ciencia y educación para concientizar y divulgar información relevante acerca de esta especie.

La tercera laureada es Vreni Häussermann de 46 años, exploradora chileno-alemana que actualmente se encuentra documentando la vida desconocida en los fiordos de la Patagonia chilena. Combinando la ciencia y la exploración, Vreni intenta sensibilizar a un gran público acerca de los efectos dañinos de la actividad humana en la zona.

El ingeniero mecánico y biomédico de la Universidad de Harvard, Conor Walsh de Irlanda, ha enfocado su trabajo en los problemas de movilidad de aquellos pacientes que han sufrido derrames cerebrales. Mediante el desarrollo de un innovador traje robótico blanco que puede utilizarse bajo la ropa, Walsh y su equipo permitirán a quienes presenten alguna discapacidad física, volver a caminar sin ayuda. Proyectado a culminar en tres años, este exotraje analizará y entrenará de manera gradual la musculatura en extremidades y articulaciones con el objetivo de recuperar la movilidad de manera saludable.

Sonam Wangchuk con 50 años y proveniente de la India, es un ingeniero ladakhi enfocado en solucionar los problemas de escasez de agua para fines agrícolas en la región del Himalaya occidental. Wangchuk logra esta mediante la construcción de estupas de hielos o estructuras cónicas de hielo que se comportan como miniglaciares. El ingeniero pretende construir alrededor de 20 estupas de hielo, de 30 metros cada una; además de crear una universidad alternativa que involucre a la juventud en el cuidado del medio ambiente.

Dentro de la categoría de Laureados Jóvenes Rolex, están todos aquellos innovadores menores de 30 años con un gran futuro y los pies bien plantados ante los desafíos del mundo actual. Al reconocer a esta categoría, Rolex los impulsa para continuar materializando proyectos y con ellos desarrollar el potencial de generaciones de talentos jóvenes.

De Reino Unido y con tan sólo 29 años de edad, está el microbiólogo glacial Joseph Cook y su proyecto Ice Alive. Cook se encuentra estudiando a los microorganismos del hielo polar de Groenlandia, determinando cómo éstos influyen en el clima, los ciclos de carbono y en distintos aspectos del mundo y sus delicados sistemas.

Oscar Ekponimo proviene de Nigeria, tiene 30 años y, mediante una aplicación llamada Chowberry, aborda los problemas de pobreza alimentaria. Chowberry automatiza el control de productos que se acercan a la caducidad y emite notificaciones a los minoristas. Lo anterior le permite ofrecer descuentos a organizaciones benéficas y con ello ayudar a reducir el hambre en el país.

De Estados Unidos y con 24 años, está la laureada más joven del grupo, Christine Keung. La joven emigró a los Estados Unidos a los 4 años y hace uso de su educación para capacitar a mujeres del noroeste de China, de donde ella y su familia son originarios. Enfoca su energía a trabajar con médicos e industrias, con el fin de reducir la contaminación del agua y el suelo y actuar como agentes de cambio.

Junto Ohki, el japonés de 29 años, trabaja en el mejoramiento de la comunicación entre personas impedidas auditivamente, ampliando un diccionario de datos de lenguaje de signos, online y colaborativo bautizado como SLinto. Éste tenderá puentes entre 126 lenguajes de signos y pretende posicionarse como una plataforma global para los mismos.

Por último y con un proyecto de igual importancia, está Sarah Toumi de 29 años. Toumi encabeza la iniciativa Acacias for All en Túnez, que lucha contra los efectos del cambio climático y la inherente pobreza que acarrea entre los agricultores. Esta iniciativa da prioridad a la reforestación y el uso de cultivos propios de sitios con índice bajo de precipitación. Además de ello Toumi también dirige una organización no gubernamental que apoya a mujeres y jóvenes en el pleno desarrollo de su potencial.