Único, legendario y en constante evolución: palabras que describen a uno de los Cronómetros Superlativos con más historia de la Manufactura Rolex, el Cosmograph Daytona. Este 2016, visto por primera vez en la feria de Alta Relojería y Joyería, Baselworld 2016, el “Daytona” presumió de una serie de características que lo mantienen como el rey indiscutible de las competencias.

Parte de la colección Oyster Perpetual, el nuevo Cosmograph Daytona retoma el bisel negro del modelo de 1965, renovado con Cerachrom monobloque de cerámica de alta tecnología, virtualmente imposible de rayar. El graduado de escala taquimétrica, otro de los sellos distintivos de este modelo, presume de una gran legibilidad, lograda gracias al depósito de una capa fina de platino en la graduación, mediante la técnica de PVD (Physical Vapor Deposition) Este imponente bisel, permite medir una velocidad de hasta 400 millas o kilómetros por hora.

Las habilidades técnicas del Cosmograph Daytona, tienen su fundamento en el Calibre 4130 de cronógrafo de cuerda automática, enteramente manufacturado por Rolex. Entre sus destrezas, está el arranque instantáneo del cronometraje, la insensibilidad total al magnetismo y una resistencia al choque sin precedentes, gracias a su espiral Parachrom patentada. Este movimiento de Rolex garantiza regularidad en todas sus posiciones, además de una reserva de marcha de aproximadamente 72 horas.

El Cosmograph Daytona se estrena con dos versiones de esfera, negra y blanca lacada, con círculos concéntricos en gris y negro, respectivamente; resguardada por una caja Oyster de acero hermética en hasta 100 metros de profundidad. Presume índices y aguja en oro blanco Chromalight y un brazalete Oyster de 3 eslabones en acero, con cierre de seguridad desplegable Oysterlock y sistema de extensión Easylink.