No se necesita pertenecer a la realeza o a la élite para ser un verdadero admirador del trabajo artesanal, la destreza técnica y la atención al detalle que se imprime en las piezas de Alta Relojería. Consciente de ello, la Manufactura Frédérique Constant se ha caracterizado por ofrecer piezas de relojería a precios accesibles, sin que esto de ninguna manera signifique un detrimento en la calidad tanto de su mecanismo, como en la estética misma del guardatiempos, simplemente se trata de un “lujo accesible”.

Lo anterior se ejemplifica con las horas de trabajo manual que Frédérique Constant pone en cada una de sus piezas, equipadas con la precisión de años de investigación y las últimas innovaciones disponibles en la industria. Esta fusión de modernidad y tradición se resume en los nuevos modelos Slimline Automatic de Frédérique Constant, cuyo principal atractivo reside en la simpleza y elegancia de sus líneas y la sofisticación en cada detalle. Desde su disco blanco y los numerales romanos en color negro, hasta la combinación de sus brazaletes con el material de la caja.

Los nuevas referencias Slimline Automatic de Frédérique Constant, están empoderadas por el calibre automático FC-306, que garantiza una reserva de marcha de aproximadamente 42 horas. Este movimiento de gran precisión está resguardado por una caja de acero inoxidable en color plata y una más en color oro rosado; cuenta con cristal de zafiro al frente y el reverso está grabado con el nombre Frédérique Constant y el número de pieza. Se presenta con correas de piel en color chocolate para la versión de color oro rosa o en negro para la versión de acero.