Considerada como una de las pioneras de la relojería moderna, la firma Cartier excede una vez más las expectativas, renovando su colección Rotonde Grande Complication con una pieza que tardó 5 años para su desarrollo y 15 semanas en total para su producción en la Manufactura: 10 semanas para su decorado y acabados y 5 más para su ensamblaje.

Bautizada como Rotonde de Cartier Grande Complication Skeleton, la pieza presume el resultado de años en milímetros: 5.49 mm de grosor en su movimiento de carga automática que reúne tres de las más atesoradas complicaciones en la Alta Relojería: calendario perpetuo, repetición de minutos y tourbillon volante. Certificado con el Punzón de Ginebra, el calibre esqueletizado ofrece una reserva de marcha de aproximadamente 50 horas.

Para exaltar la belleza de su trabajo open-worked, la caja del Rotonde de Cartier está forjada en platino y un zafiro azul adorna la corona. Garantiza una hermeticidad en hasta 30 metros de profundidad y se complementa con una correa de piel de aligátor negra con hebilla de oro blanco de 18 quilates.

CartierRotondeGCSkeleton 1