El reloj deportivo, apodado simplemente como el “Ultimate Utility Watch”, renueva su inspiración en los aviones de batalla del siglo XXI, cuyas cabinas de estética futurista se realizan en materiales de alta tecnología para optimizar su estructura y desempeño. El BR-X1 Skeleton Chronograph Carbon Forgé, continúa con la tradición de la Manufactura que rinde homenaje al Bell X-1, el primer avión experimental americano con un motor de cohete que logró romper la barrera del sonido (1,224 km/h).

Este impresionante modelo de edición limitada a 250 piezas, renace con una construcción de Carbon Forgé, material que juega un papel muy importante en la industria espacial, obtenido a partir de un proceso de conversión que comprime las fibras de carbón con una resina especial en un molde de acero. Además de esto, una cerámica de alta tecnología recubre la caja cuadrada del BR-X1 para asegurar su resistencia a temperaturas altas, corrosión, erosión, etc.

Sintetizando a la perfección características de funcionalidad y grandes complicaciones, con una estética decididamente masculina y deportiva, Bell & Ross dota a este modelo con una de las complicaciones favoritas de la aviación: el cronógrafo, esta vez perfeccionado con un movimiento esqueletizado en forma de X, Manufactura Bell & Ross. Ofrece una hermeticidad de hasta 100 metros y se complementa con una deportiva correa de caucho negro.