Piezas de joyería para los espíritus libres, atrevidos. Una colección que estimula las fibras artísticas de quienes las llevan, con creaciones que rayan en lo escultural y que revelan la belleza de estas criaturas fascinantes del mundo vegetal.

Con la colección Cartier Cactus, la Maison rinde tributo a la hija del desierto, a la nativa de una época casi inmemorial y al espíritu de resistencia que la caracteriza: los días áridos no la inmutan y las noches gélidas son incapaces de enfriar su gran encanto. El cactus, para Cartier, encarna y simboliza a la belleza inmutable, a la sencillez.

Para dar vida a estas hermosas piezas, Cartier revoluciona sus códigos tradicionales y transmite el poder de estas creaciones, a través de geometría, calados y volumen, que dan como resultado tres manifestaciones sorpresivas de una colección llena de posibilidades.

Sortijas, pendientes, brazaletes y collares con las formas eternas del cactus, toman vida mediante el uso de oro amarillo de 18 quilates, esmeraldas, cornalinas, crisoprasas, lapislázuli y por supuesto diamantes talla brillante para un toque de resplandor único.