Después de una participación más que exitosa en los Juegos Olímpicos de Río 2016, las estrellas de la natación y embajadores de OMEGA, Michael Phelps y Chad Le Clos, fueron los invitados especiales del evento del lunes “Swimming Legends” en la OMEGA HOUSE de Ipanema.

Este fue uno de los eventos más concurridos de la OMEGA HOUSE, plagado de leyendas del deporte como Alexander Popov, otro de los embajadores de OMEGA y uno de los grandes velocistas de la historia.

Tanto Le Clos como Michael Phelps, han añadido medallas a su trayectoria olímpica. El impresionante número de Phelps consta de 5 medallas más de oro y una más de plata, para un total de 28 medallas olímpicas de las que 23 son de oro. Al entrar al evento Michael dirigió unas palabras a los presentes: “No hay mejor forma de terminar un carrera. Estas son mis últimas carreras. Este pensamiento estuvo conmigo todo este tiempo y simplemente me ha puesto emotivo”

Acompañado de su esposa Nicole y su hijo Boomer, Michael Phelps habló de lo mucho que ha influenciado su carrera el hecho de ser padre: “Ser padre es lo mejor que pude haber soñado. Creo que muchas de las cosas que hice en Río para el equipo, como capitán, fueron muy similares a lo que haría cualquier padre.”

Por su parte, Chad Le Clos terminó su participación en Río 2016, con dos medallas de plata y emotivas palabras acerca del retiro de Michael Phelps de la natación. “Michael siempre me ha inspirado día con día. Pensar que se retira es difícil. Le he pedido amablemente que si se quedaría un año más. Pero ahora que se ha ido, siento que hay muchas cosas a las que necesito acercarme, como un récord olímpico por ejemplo. Hay mucho de mí que el mundo aún no ha visto.

Presente también en el evento, Raynald Aeschlimann, CEO de OMEGA y gran fanático de la natación, comenzó la noche dirigiendo algunas palabras: “La natación es uno de esos deportes en los que la más pequeña fracción de tiempo es crucial. OMEGA está profundamente involucrada con el cronometraje acuático y sentimos que tenemos una verdadera responsabilidad con estos atletas. Ambos, Michael y Chad han sido sorprendentes de observar en Río. En verdad, creo que el mundo ha presenciado algo realmente sorprendente. Estamos muy orgullosos de ellos.”