De la rica historia de Longines con la aviación, la Manufactura toma su inspiración de los pioneros de la aviación que dieron nombre a numerosas creaciones relojeras. Una de las figuras que marcaron a la Manufactura y que casualmente se celebrará este 2017, es la del piloto Charles Lindbergh, el primer piloto en cruzar solo el Atlántico hace 90 años. De hazañas como esa se desprenden los relojes Type A-7 de Longines creados para responder a las exigencias de esta mención otorgada por el ejército norteamericano en 1935.

La evolución de estas piezas y la inquietud por celebrar tradiciones y a las grandes figuras de la aviación, toman forma bajo las líneas del nuevo The Longines Avigation Watch Type A-7 1935. En este nuevo reloj se destacan una esfera con sus numerales color miel, desplazada 40 grados hacia la derecha con el objetivo de proporcionar al piloto una legibilidad insuperable del tiempo, sin necesidad de mover la muñeca del mando.

Este hermoso reloj con minutería tipo ferrocarril y corona estriada, combina lo mejor del diseño Longines y la precisión requerida por los profesionales de la aviación. Sumada a su impactante apariencia y funcionalidad, está una robusta caja de acero inoxidable de 41 milímetros que resguarda el calibre automático L788.2 con funciones de cronógrafo. Dichas funciones son fácilmente ajustables mediante el monopulsador en la corona e indicadas por distinguidas agujas tipo “pera esqueleto” de acero azulado.

The Longines Avigation Watch Type A-7 1935