The Longines Telemeter Chronograph y The Longines Tachymeter Chronograph son dos ejemplares que se manifiestan como una rica historia de 180 años de una marca de relojes de fundada en Saint-Imier. La tradicion y la elegancia son valgunas de las prestaciones que podemos disfrutar en cada una de sus piezas. Estos dos modelos son una buena combinacion de técnica y estética.

En su carátula se muestra la escala telemétrica, la cual fue inspirada en un cronografo creado con Longines en 1933. Las escalas telemétricas se introdujeron originalmente en torno a 1852 para medir la distancia recorrida con el sonido. La aguja del cronografo, que se activa justo después de verse el relámpago y se detiene cuando se oye el trueno, indica la distancia en kilometros hasta el punto donde se produjo el fenomeno.

Se proponen en una caja de acero de 41 mm con un calibre L688, con un movimiento mecánico de carga automática con mecanismo de cronografo provisto de rueda de pilares, desarrollado en exclusiva para Longines, el cual se puede admirar a través del fondo transparente.

Por su parte el The Longines Tachymeter Chronograph incorpora una herramienta técnica introducida originalmente en torno al año 1811 para medir la velocidad con hora de las lineas de montaje, además de la velocidad de los primeros medios de locomocion: el taquimetro. Se presume con una caja de acero con diámetro de 41 mm, calibre L688, movimiento mecánico de carga automática con mecanismo de cronografo.