Una de las piedras preciosas que es considerada como excepcional, es el diamante, una gema particularmente fascinante así como la historia de su nombre. La palabra diamante viene del latín dianas que a su vez deriva del griego adamas, palabra que significa invencible; no existe mejor palabra para describir una piedra tan rara, clara y reconocida por su extrema dureza. Otras de las más atractivas y fascinantes características del diamante son su pureza y la habilidad excepcional de reflejar la luz. Es por esto que una marca como Cartier ha dedicado toda su creatividad y experiencia en resaltar aún más la gloria de una piedra tan extraordinaria como lo es el diamante.

La excepcional casa de lujo, Cartier, ha logrado resaltar la belleza del diamante en piezas tremendamente perfectas, un claro ejemplo es el anillo Trinity Ruban, hecho en oro blanco recubierto con incrustaciones de corte de diamantes y un gran diamante al centro. No hay duda que Cartier cuenta con la excelencia para hacer aún más bello a lo que nació bajo la marca de lo excepcional.