En uno de los eventos más emblemáticos de la realeza de Mónaco, el Rose Ball o Bal de la Rose, una de las invitadas más distinguidas fue, por supuesto, la bella Carlota Casiraghi, estrella de la equitación e hija de la Princesa Carolina de Hanover, quien es Presidenta de la Grace Foundation y anfitriona de la gala festejada en la Salle des Etoiles del Deportivo Monte Carlo.

En una noche enmarcada por el estilo Art Deco, a cargo del kaiser de la moda y amigo cercano de Carlota y Carolina, Karl Lagerfeld, la joven Casiraghi impresionó a los asistentes con un look destacado por piezas soberbias de la firma Montblanc, precisamente brazalete y anillo de la Colección Pétales de Rose, a evidente tono de la ocasión. Complementando su fabuloso atuendo, parte de la reciente colección de la casa Chanel, Carlota lució también los aretes de la colección Montblanc Pluie d’Étoiles.