Dos marcas que han elevado los estándares de calidad en cada una de sus disciplinas, se fusionan para ofrecer al mundo lo mejor ellas condensado en una pieza de Alta Relojería. Por un lado, el poder de los motores BMW representa a lo mejor de la ingeniería y el diseño alemán. Una historia de éxito que comenzó en una pequeña Manufactura en Munich y que ahora lidera el mercado automotriz del mundo.

Por su parte, Ball Watch Co. recorre un camino paralelo a BMW, liderando el camino definitorio de los estándares relojeros desde 1891. Gracias al liderazgo de su fundador Webb C. Ball, primero en establecer los estándares oficiales de los Estados Unidos que influencian a la relojería suiza actualmente, Ball Watch encarna la precisión bajo condiciones adversas. Cada pieza está construida para resistir cualquier ambiente con un robusto diseño y tecnología avanzada, incluyendo sistemas anti choque patentados y revolucionarios micro tubos de gas autoalimentados.

Como un homenaje de Ball Watch Co.BMW, el Ball for BMW Power Reserve Chronometer es una edición limitada, personalizable con o sin el logo de BMW en su disco gris y con el nombre del orgulloso propietario en el reverso de la caja. Se trata de una pieza elegante y al mismo tiempo robusta con sus 42 milímetros en la caja de acero con recubrimiento DLC. Sus proezas técnicas están certificadas por el Control Oficial Suizo de Cronómetros (COSC), además de los sistemas patentados anti choque Amortiser®.

El sello distintivo de la marca, sus microtubos de gas luminosos autoalimentados, garantizan una vida útil de más de 25 años. El indicador de reserva en el disco, emula a los indicadores de gasolina en un BMW. Ofrece hermeticidad en hasta 100 metros de profundidad y es antimagnético en 4,800 A/m.